Visión

Hay una nueva generación de emprendedores,  que se conectan con su propósito de servicio y quieren brindarlo sin apegos pero con entrega y amor, son esas personas que aman lo que hacen porque están conectadas con la vida y están conectando con su propósito o misión de vida.

Imaginamos un mundo mejor..junto al Colegio Imagínate en el Sofitel Uruguay

En el marco del evento Inspírate 2017 en Montevideo, Uruguay cuya temática fue el Amor, participé junto con otros speakers, pero esta vez como cantante.

Hicimos dos presentaciones en el evento, una representación del Amor según los chicos de la Fundación Nuestro Camino, (ver el video aquí) y una versión de Imagine de John Lennon con los chicos del Colegio Imagínate.

Misión

Quiero invitar a todos los que están trabajando por un mundo mejor, a que formemos un movimiento cada vez más grande de personas para aprender a crear proyectos, emprendimientos, grandes y pequeños pero en estado de conciencia. Aprender juntos a crear jugando, sin apegos para que podamos hacer lo que hacemos con absoluta entrega y pasión, sin las presiones que nos hemos puesto durante tantos años, y volar mucho más alto.

La naturaleza es experta y sabia en mostrarnos cómo lograr más con menos esfuerzo, por eso una bandada de aves nos enseña que juntos el vuelo es mucho más fácil y divertido.

Mi deseo es que más emprendedores con vocación de servicio a la humanidad puedan conectar con la dimensión espiritual en ellos, integrándose consigo mismos, para crear, hacer, trabajar de otra manera…más alegre, más sabia, más fluida, en “modo co-creador”.

Esa es mi misión conmigo misma, e invito a compartir esta nueva forma de hacer y de vivir a todos los que deseen unirse a esta nueva generación de emprendedores conscientes.

Durante más de 15 años trabajé codo a codo con personas maravillosas que brindan su enseñanza a través de internet: coaches de vida, coaches de negocios en internet, consultores, y personas cuya vocación de servicio es ayudar a mejorar las vidas de sus clientes en lo personal o laboral.

En estos últimos años inicié un camino interno que me conectó con una dimensión más profunda en mí, la dimensión espiritual, y la conciencia. En mi camino conecté con maestros espirituales y terapeutas holísticos, no solo personalmente sino también a través de internet.
De hecho yo misma me transformé en terapeuta holística, y amo esta nueva profesión que me ayuda a integrar y armonizar todos los aspectos de mi vida. Siento que la dimensión espiritual es el eslabón que faltaba para conectar con un sentido de propósito mayor a mi trabajo, para mantener mis energías equilibradas y las áreas de mi vida en armonía.

Sobre nuestra verdad personal

Hay muchas verdades, sobre muchas cosas, y yo creo que todas son dignas de nuestra atención porque cada una de esas verdades compone algo que todos – lo sepamos o no – estamos buscando: una verdad expandida.

Nuestra verdad se compone de nuestras experiencias transitadas, nuestros sentimientos, descubrimientos en lo físico y en otras dimensiones de nuestra existencia.

¿Que si es importante? Claro que sí, reconocer nuestra verdad es fundamental para estar alineados en todo sentido: mente, corazón, acciones. Donde hay contradicciones, éstas se reflejan en nuestra realidad, en nuestro mundo. Pero mientras más aflojemos y ablandemos nuestras posturas, más divertido y fluído va a ser nuestro viaje por esta vida.

Hoy puedo decir por experiencia, que es más importante el recorrido que el destino.
Dios quiere que nos sintamos BIEN!!! El Universo quiere que hagamos lo mismo que hace él, expandirnos. Y para eso es importante que nos demos el permiso para recorrer nuevos caminos. Vivir experiencias y que la experiencia sea vivirlas mientras las transitamos, no esperar a darnos el permiso de disfrutarlas condicionados por los «resultados», porque sea que nos gusten o no generalmente nos sorprenden. Vivir desde el control y la planificación, como sosteniendo la respiración hasta ver los resultados..es vivir a medias. En esta etapa estoy aprendiendo a trabajar de otra manera, más integrada con el resto de las áreas de mi vida.

Soy una mujer que está emprendiendo nuevos caminos, y por otro lado retomando proyectos postergados con una energía nueva, probando diferentes vías, creando nuevas formas de pensar para lograr objetivos y metas – que son importantes pero no están escritas en piedra. Recordando que la magia de lo divino está en el acto de crear, no en la creación en sí misma.